¡Bienvenido/a a la tienda de Korko! Puedes elegir un país diferente como tu ubicación pre-ferida.

Responsabilidad con el medio ambiente

Como fundador de Hape, Peter le da mucha importancia a la protección del medio ambiente a la hora de tomar decisiones. Insiste en que su compromiso es en realidad el compromiso con las niñas y los niños, porque un día ellos heredarán el mundo.

Esta profunda convicción del fundador de Hape ha guiado el crecimiento sostenible de la marca durante las últimas décadas. Empezando por el diseño del producto y la selección del material hasta el proceso de fabricación y de embalaje, Hape sigue estrictamente el principio del «mínimo coste ecológico» y puntúa cada uno de sus logros con una medalla verde.

Ya en la primera etapa de diseño, nuestros juguetes de Hape se someten a una rigurosa evaluación sobre cómo eliminarlos de manera segura y ecológica después de su uso. La adopción de las estructuras más simples para realizar la mayoría de las funciones, la incorporación de características interactivas abiertas y la racionalización del embalaje son solo algunas de las medidas que hemos tomado. Además, prestamos constantemente atención en minimizar los desechos peligrosos como las pilas sin comprometer la función de los juguetes. Siguiendo esta manera de pensar, introdujimos a las colecciones de Hape novedosos juguetes que funcionan con energía solar y cinética. Las previsiones para estos juguetes son prometedoras. 

Hape, que en sus orígenes producía juguetes de madera, en la actualidad trata de diversificar sus materias primas. Se han añadido sustitutos más sostenibles, como por ejemplo el bambú, la planta que crece más rápidamente en la Tierra. 

Hape construyó un taller para investigar el bambú y desarrollar juguetes de este material en su sede de Ningbo, en el sudeste de China. En esa región las plantas de bambú crecen vigorosamente. En un principio, el taller estaba rodeado de unas 2 hectáreas de un bosque de bambú en un pueblo local. Un año más tarde, se alquilaron unas 20 hectáreas más para apoyar la línea de producción de bambú. Desde entonces, diseñadores y estudiantes de academias de diseño famosas en todo el mundo han ido invitados a ese taller. Allí participan en los actos bianuales de investigación y de desarrollo que hace que las series de juguetes de bambú de Hape florezcan y crezcan como la planta misma.

Los plásticos también se utilizan ampliamente en la industria del juguete. Estos materiales provienen de combustibles fósiles y los productores irresponsables les pueden añadir ftalatos u otros agentes químicos para mejorar su rendimiento. Desde Hape nunca permitimos que estos materiales no cualificados o nada seguros entren en nuestra cadena de suministro. Hemos establecido unos estándares estrictos en la admisión de materiales y en su reinspección. También hemos introducido el polietileno verde, que se fabrica a partir de la caña de azúcar sostenible. Y no solamente esto, también hemos encontrado algunos sustitutos mucho mejores como por ejemplo un material elaborado a base de arroz japonés, y el producto Fasal®, que se sintetiza a partir de polvo de madera. Estos plásticos mejorados tienen unas excelentes propiedades físicas, no contienen ninguna toxina y son absolutamente seguros para fabricar productos para niños. Algunos incluso conservan las agradables fragancias de sus plantas originales. En el año 2020, Hape dio nuevos pasos hacia la sostenibilidad. Uno de ellos es una especie de madera blanda sintetizada a partir de la corteza del árbol conocido como corkwood, que produce corcho (endémico de Australia sobre todo). Otro es el caucho natural producido a partir de plantas. Estos dos materiales son renovables y se obtienen sin necesidad de talar bosques. Para el futuro podemos decir que los juguetes de Hape serán aún más naturales y con un consumo aún menor.

Arroz Japonés

PE Verde

Fasal

Los plásticos también se utilizan ampliamente en la industria del juguete. Estos materiales provienen de combustibles fósiles y los productores irresponsables les pueden añadir ftalatos u otros agentes químicos para mejorar su rendimiento. Desde Hape nunca permitimos que estos materiales no cualificados o nada seguros entren en nuestra cadena de suministro. Hemos establecido unos estándares estrictos en la admisión de materiales y en su reinspección. También hemos introducido el polietileno verde, que se fabrica a partir de la caña de azúcar sostenible. Y no solamente esto, también hemos encontrado algunos sustitutos mucho mejores como por ejemplo un material elaborado a base de arroz japonés, y el producto Fasal®, que se sintetiza a partir de polvo de madera. Estos plásticos mejorados tienen unas excelentes propiedades físicas, no contienen ninguna toxina y son absolutamente seguros para fabricar productos para niños. Algunos incluso conservan las agradables fragancias de sus plantas originales. En el año 2020, Hape dio nuevos pasos hacia la sostenibilidad. Uno de ellos es una especie de madera blanda sintetizada a partir de la corteza del árbol conocido como corkwood, que produce corcho (endémico de Australia sobre todo). Otro es el caucho natural producido a partir de plantas. Estos dos materiales son renovables y se obtienen sin necesidad de talar bosques. Para el futuro podemos decir que los juguetes de Hape serán aún más naturales y con un consumo aún menor.  

 

 

 

Arroz Japonés

PE Verde

Fasal

Desde Hape siempre tomamos medidas ágiles y sólidas para optimizar nuestros procesos de producción y conservar la energía durante la producción. En el Taller de Corte, los trabajadores experimentados elaboran mapas de corte precisos para cada producto con el fin de aprovechar al máximo cada tabla y reducir los residuos sólidos. Las pequeñas piezas que sobran inevitablemente tras este proceso se reciclan luego para producir miniregalos. Para algunos productos de mayor tamaño con unas formas regulares (como por ejemplo las cocinas de juguete), se usa pintura de curado ultravioleta. Esta pintura es el material de recubrimiento más respetuoso con el medio ambiente. Esto ahorra energía para el proceso de horneado y secado de los juguetes.

Además de esto, para eliminar el impacto del polvo aéreo y de las aguas residuales, unas unidades de recogida de polvo con bolsa y un sistema de purificación del agua hecho a medida operan sin descanso y garantizan que cada gota de agua drenada y todo el aire ventilado cumplan las normas nacionales de emisión.

Hape ha adoptado un embalaje lo más sencillo posible siguiendo los siguientes principios para minimizar su impacto en el medio ambiente. La tinta de soja, libre de compuestos orgánicos volátiles (VOC en inglés). Puede integrarse completamente en el entorno natural después de su descomposición. Envoltorios reciclables y empaquetados lúdicos.

Hape siempre cumple con el desarrollo sostenible.

Hace unos diez años, Hape fundó el Centro de Investigación del Bambú en el bosque de bambú,
poniendo el foco en este recurso natural altamente renovable como materia prima para juguetes.

¡Vamos juntos al Centro de Investigación del Bambú!

LOVE
PLAY
LEARN

No te pierdas nunca las ofertas y novedades con el boletín de Hape.